El 10 de marzo de 2000 comenzó la expansión global de Internet gracias al desarrollo y la aparición del dominio internacional (.doc). Cambiaría, por completo, la visión de la sociedad mundial. Antes de que se desarrollara por completo (y lo que aún falta) esta herramienta, el panorama virtual daba pequeños saltos, cada período de tiempo, consiguiendo mejorar lo que, previamente, se descubría. La presencia de las WWW (World Wide Web) o el desarrollo de los caracteres de texto.

Con todas estas perfecciones y progresos han llegado hasta hoy. Millones de ciudadanos se conectan todos los días a Internet. Viendo la potencia que ha acogido este mercado, millares de empresas han decidido desplazar su negocio a la red. El sector de los medios de comunicación (radio, televisión y periódicos) está formado por numerosas compañías y han modificado su visión de comerciar el producto dirigiéndose a un nuevo nicho y borrar reseñas de Google.

El soporte que ha sufrido más modificaciones en su modelo han sido las corporaciones que componen los diarios escritos y físicos. La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) publicó un informe en los primeros días de diciembre bajo el título “Libro Blanco de la Prensa Diaria 2014”.

La investigación consistió en el análisis estadístico y comparativo entre la prensa tangible y de Internet. El año pasado (2012), los españoles dedicaron 55 minutos de media en la lectura de los medios digitales, mientras que el tiempo destinado para observar las noticias en los tabloides impresos disminuye hasta los cuarenta minutos.

El número de lectores en 2001 en el formato online se fijó en un total de 144.000. Once años más tarde (2012), la cantidad se multiplicó por 28 superando los cuatro millones de usuarios. La proporción de crecimiento, que ha vivido Internet en esta última década, ha sido mayor que el resto de la época previa a esta evolución.

El porcentaje de clientes que compaginan ambas cosas, también, ha aumentado: leer los periódicos físicamente y visualizarlos por la red. La progresión que existe es grande. En el año 2001 hubo un total de 262.000 personas que compatibilizaron las dos actividades. El valor se incrementó a 3,2 millones el año pasado.

A pesar de la evolución favorable que ha vivido el sector periodístico en este lustro en el negocio virtual sigue muy por debajo, en cuanto a la suma total de individuos que demandan diarios tangibles.

Aunque haya caído este segmento en más de un 35 por ciento (37 por ciento), aún sigue manteniendo un público fiel. El porcentaje en el año 2001 era casi del cien por cien (96,8 por ciento). En 2012, el valor se redujo hasta el 59,8 por ciento. En cambio, el contraste es radical si se compara con el mundo virtual. La prensa on-line ha incrementado en un 22,3 por ciento en el mismo período (2001 a 2012).

Categorías: BOP Cats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *