Los manifestantes exigían cambios en el gobierno de Ucrania, y Mikola Azárov ha sido el primero en ofrecer su cabeza anunciando su dimisión.

Mikola Azárov, primer ministro de Ucrania desde marzo de 2010, ha presentado hoy su dimisión al presidente del país, Víktor Yanukóvich, en un intento de facilitar la salida a la grave crisis política que dura ya más de dos meses, cuando el Gabinete de Azárov decidió el pasado 21 de noviembre de 2013 rechazar en el último momento la firma de un acuerdo de asociación con la Unión Europea, provocando el inicio de una protesta que se prolonga todavía hoy.

La Unión Europea exigía a Ucrania para firmar el acuerdo una reforma de su sistema judicial, cambios en la ley electoral y la puesta en libertad de la ex primera ministra, Julia Timoshenko, condenada a siete años de cárcel por «abuso de poder» en un proceso que la oposición y Europa consideran amañado. Sin embargo Ucrania ha preferido alejarse de Europa, y seguir de la mano de Moscú.

La dimisión busca, según el comunicado que aparece en la página web del Ejecutivo, “posibilitar un acuerdo político y social que contribuya a una salida pacífica” de la actual crisis.

El cambio de gobierno era una de las exigencias planteadas por la oposición y los manifestantes congregados en la plaza de la Independencia de Kiev para poder fin a las revueltas de las últimas semanas. La dimisión de Azárov implica la disolución de todo el gabinete de ministros, una de las principales exigencias que ha hecho la oposición al presidente Yanukóvich.

La dimisión tiene lugar en el mismo día en el que se celebra una sesión extraordinaria de la Rada Suprema, el parlamento unicameral ucraniano, con el objetivo de cancelar las leyes aprobadas el pasado 16 de enero y que restringen el derecho de manifestación, estas han sido calificadas por la oposición como “dictatoriales” y han sido la mecha que ha encendido a los manifestantes para que unas manifestaciones pacíficas se transformaran en violentas e incontrolables. Además tras la dimisión de Azárov, la Rada deberá abordar la formación de un nuevo Gabinete.

Habrá que esperar para ver si este paso supone un acercamiento con la oposición, y una relativa calma de los manifestantes, puesto que el fin del conflicto todavía es muy incierto, más teniendo en cuenta que la oposición exigía la dimisión del propio presidente Yanukóvich y la celebración de elecciones anticipadas. Veremos si la cabeza de Mikola Azárov es suficiente o tendrán que seguir rodando cabezas para que los enfrentamientos, que ya se han saldado con 5 muertos y más de 300 heridos, lleguen a su fin.

Categorías: BOP Cats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *