Con la subida del precio de los carburantes, no es de extrañar que las principales compañías beneficien con regalos y descuentos a sus clientes. Se trata de ofrecer ventajas frente a la competencia para que el consumidor se sienta atraído y gaste en su compañía. Las tarjetas de puntos existen desde hace muchos años. Cada vez que el usuario echa gasolina o emite un gasto en una de estas empresas, pasa su tarjeta y acumula puntos.

Muchas empresas españolas han llevado a cabo esta práctica de fidelización del cliente para mantener, y en el mejor de los casos aumentar, sus beneficios. Repsol es la última empresa que ha comenzado su andadura en el mundo del marketing. Esta empresa española de energía con sede en Madrid fue fundada en 1987. En sus inicios estuvo conformada por la agrupación de varias compañías, todas ellas dedicadas a las actividades de producción y transporte de petróleo y gas. Hasta el 2012 fue conocida como Repsol YPF, pero con la expropiación argentina de las acciones de YPF, volvió a denominarse Repsol a secas. Su desarrollo en energía solar es también alto.

Esta multinacional ha decidido premiar el consumo de sus accionistas. Por este motivo acaba de lanzar una nueva tarjeta llamada Accionista Repsol. A través de ella, los accionistas tendrán numerosas ventajas y descuentos exclusivos en todos los productos de la marca Repsol. El mayor beneficio es el descuento directo en carburantes, un servicio que actualmente no deja de subir el precio. Gracias a esta tarjeta, sus beneficiarios se gastarán mucho menos dinero en llenar el depósito de su vehículo.

Otro de los beneficios derivados de esta tarjeta será que sus clientes entrarán en el sorteo de entradas para los grandes permios de motociclismo. Los mayores fans de estas competiciones tendrán la opción de recibir totalmente gratis, tras pasar un sorteo, entradas para los premios nacionales e internacionales patrocinados por Repsol. Además podrán conseguir invitaciones para eventos gastronómicos y descuentos en los paradores y hoteles que aparecen en la Guía Repsol. El precio de la energía nunca deja que hablar.

Un total de 500.000 personas serán las beneficiarias de esta tarjeta de fidelización. La compañía no exige un mínimo de acciones para obtenerla, cualquiera que tenga dinero invertido en esta multinacional podrá solicitarla a través de su página web. Se trata de ofrecer beneficios a clientes que utilizan siempre una misma marca. Es una buena forma de agradecer su fidelización y de animar a nuevos clientes a que inviertan en la compañía petrolera.

Categorías: BOP Cats

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *